Nunca preguntes lo que estoy pensando.

"La vida sentirá aún más frío y el fantasma no podrá dormir..."

miércoles, 25 de agosto de 2010

Bitácora de Vacasha.

Día #1:
Hoy fue mi primer día en el gym, suena a chiste, pero no lo es.
Incluso, suena más chiste aún que fui a las 8 am.
Mi entrenador es una mezcla entre Flavor Flav y Rocky.
Primero me pusieron en la caminadora, la cual tiene una vista perfecta hacía la piscina donde están hombres muy sensuales en speedos.
Me dio una pálida en un momento y una señora me dio azúcar (con eso pasé un poco de pena, pero fue gracioso).
Luego pesas, bla bla...
Y luego, la desgracia: Abdominales.

El entrenador se reía porque dice que la gente se cansa en las máquinas y no en los abdominales. Como siempre, soy todo lo contrario. Tampoco podía creer que nunca en mi vida haya ido a un Gym y que nunca haya hecho ejercicio ni nada por el estilo. Sí, cuesta creer lo vaca que puede ser una persona.

Fue muy graciosa mi inutilidad en los abdominales y me daba risa, esto aumentaba mi dolor abdominal y era un ciclo terrible. Intentaba, me dolía, me reía, me dolía más, volvía a intentar y así y así... No sé como pude terminar entre tanta risa y dolor, pero lo hice.

Luego Flavor Balboa me pesó y me dijo que mi peso ideal es entre 47 y 49 kilos (esto también suena a chiste, pero insisto, no lo es); cabe acotar que mi peso actual es 56 k.

Me dijo que fuera a mi casa a comer, para evitar futuras pálidas... Ya eran las 10 am y la clase de Taebo comenzaba a las 11 am. Así que fui, comí (un pan integral con mermelada sin azucar, sabor a arena).

Y luego, lo peor: TAEBO.
No fue "lo peor" por lo cansada que estaba. Fue lo peor por lo descoordinada que soy, además que las otras mujeres ya tienen tiempo yendo a la clase, de manera que el entrenador gritaba "PASO DOS" y todas lanzaban patadas al ritmo de la música mientras yo me quedaba con cara de "¿QUÉ? WTF!", pasé mucha pena, pero en fin... Volveré la semana que viene, qué carajo. Por cierto, el entrenador se llama "Ron, el casanova..."

Luego de todo, me mejoró el humor. Me di cuenta de eso al saludar de manera cortés a un hombre en el ascensor, yo nunca, nunca, nunca hago esas cosas (odio todo tipo de formalidad innecesaria).

En fin, seguiré poniendo mis aventuras en el sport center aquí, como método de compromiso y comedia.
Porque el ejercicio produce endorfinas, las endorfinas te hacen feliz. La gente feliz no quema hospitales. Además, que realizar algún tipo de actividad física por 15 minutos, tres veces por semana, reduce un 32% el riesgo de demencia en los adultos. Es justo y necesario que vacasha se ponga a sudar el jamón...

Me despido, blandita y optimista.

1 comentario:

MR. MC.DONALD dijo...

HOLA QUE TAL?? ESPERO QUE BIEN, ME FASCINA TU BLOG, ES GENIAL ESTA ENTRADA Y DE VERDAD ME COMPROMETO A SEGUIRTE A PARTIR DE AHORA!!!! TE INVITO A VISITAR MI OSCURO, NOSTÁLGICO, DEPRESIVO Y TRISTE BLOG DE INVIERNO PARA QUE ME DES TUS MAS SINCERAS IMPRESIONES...ESPERO TE GUSTA!!! SALUDOS:

www.juancarlosmcdonald.blogspot.com